lunes, 25 de agosto de 2014

LA HERMOSÍSIMA CIUDAD

La hermosísima ciudad
penetrante y cautivadora
soñolienta y cruel.
Alpargatas desarmadas
de caminar desnudas
sin acogida temporal
sin andadura eterna.
Mares de dióxido de carbono
oleajes de humo visionado.
¡Ay, sí! me acogiste sin rechistar
pero me golpeaste aún sin reclinar.
Transeúntes buscando suerte
inexistente y complacida
por la sonrisa y esperanza
de todos los días.
Pensaba no encontrarte pensativa,
que tus brazos se abriesen…
Aún abiertos añoro tu recuerdo.
Te presentas distraída
nihilista y acomodada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario